Fundacion de Celaya

Antes de la Fundacion de Celaya, el nombre de Celaya, no era el mismo que le adjudicaron los primeros pobladores que eran pequeños grupos de otomíes u otomites y algunos chichimecas, en el antiguo mezquital (el Mezquital de Apaseo ), donde mas adelante se estableceria la villa de españoles de presumible ascendencia vascuence. Los nombres originales de Celaya, según crónicas: Nat-tahí, Nat-ta-í, Natthahí, o Natthaí, en idioma otomí significaba El Mezquite o Lugar de Mezquites.

El nombre de Celaya, se ha cambiado con el fluir de las generaciones de vecinos y hasta extraños que han contribuidos a aportar un rasgo fundamental de la ciudad, como lo es precisamente el nombre que, en definitiva, representa la esencia conceptual de la identidad, allá en los albores del siglo XVIII, se ganó el poético sobrenombre de La Puerta de Oro del Bajío.

Fundacion de Celaya

La Fundacion de Celaya fue el 12 de octubre de 1570 sobre un poblado indígena llamado Nat-Tha-Hi, que en otomi significa debajo del mezquite o a la sombra del mezquite; varios españoles circundantes a las Villas de Apaseo y Acámbaro que se instalaron para surtir a los viajeros. Estos primeros españoles llamaban a la comarca el Mezquital de los Apatzeos.

El centro de construcción para la ciudad fue el convento grande de San Francisco y el posterior establecimiento de las Casas Reales en la Plaza de Armas. Más tarde las haciendas circundantes con la ayuda de los afluentes de los ríos Apaseo y San Miguel se volvieron importantes productoras de maíz, trigo, chile, pimiento, vid y maguey para las ciudades mineras Guanajuato, Zacatecas y San Luis Potosí en cuya ruta era paso obligado, además de su gran atractivo turístico por sus tres mundialmente reconocidos volcanes.

En el tiempo de la Fundacion de Celaya los viajeros y habitantes españoles del asentamiento, eran víctimas de constantes ataques indígenas, por lo que el entonces Virrey de Nueva España, “Don Luis de Velasco”, expidió en 1551 una cédula para que se instalase una guarnición que sirviera de protección a los intereses de la corona.

A pesar de la frecuencia de los ataques a los viajeros, que llevaban los metales preciosos a la capital, obligó al Virrey Don Martín Enríquez de Almanza venir personalmente para organizar la defensa de los viajantes.

Fue en esta visita cuando los españoles asentados le solicitaron que fundara una villa con el nombre de Villa de la Purísima Concepción de Zalaya, fue así que expidió una cédula para tal fin el 12 de octubre de 1570.

No obstante la cédula, debido a ciertas diferencias entre los españoles asentados, no se cumplió hasta el 1 de enero de 1571, cuando se reunieron los requeridos para la fundacion de celaya, quedando la ciudad bajo la protección de la Purísima Concepción. Siendo entonces, la única ciudad del país que celebra el día que se le dio el permiso de fundación, como la fundación misma.

Los evangelizadores franciscanos se volvieron de vital importancia para el desarrollo de la villa, aportando el panteón, la huerta popular, la Enfermería, el Noviciado, el Claustro y el “Colegio de la Purísima Concepción” que es una de las instituciones antecedentes a la Real y Pontificia Universidad de México, al tiempo que se edificaban el templo de San Francisco, el templo de la Tercera Orden, el templo de Nuestra Señora del Pilar, el templo de la Señora del Cordón, la capilla de los Dolores y los espacios públicos hoy localizados en el Centro Histórico.

En 1597 la orden de los Carmelitas lego a la Villa su Convento y Templo. En 1609 se establecen los Agustinos al sur de la ciudadela fundando también su propio convento y templo. En 1623 con la construcción de un templo dedicado a Nuestra Señora del Tránsito y un hospital de Curaciones, se establecen los monjes Juaninos en la villa.

Casi un siglo después, el 10 de octubre de 1655, a la villa conocida y nombrada en los informes reales del virreinato como Zalaya o Celaya, se le concede la Real autorización para poseer el título de Muy Noble y Leal Ciudad con derecho a Blasón; sin embargo, el título no se confirma por el rey Felipe IV de España sino hasta el 7 de diciembre de 1658, después de pagar adeudos pendientes a la corona.

Fue hasta 1719 que los Jesuitas, vienen en Celaya, estableciendo el templo y convento de la Compañía de Jesús, hoy destruido, e instruyendo en mejores técnicas para el cultivo de la vid. En 1724 en la Alameda se erige el Santuario de la Virgen de Guadalupe.

 

 




 

 

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.